Los Aceites Esenciales (AE) como aditivos alimenticios en los porcinos

Autor: Dr. Manuel Albetis Apolaya

Docente Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia – UNICA
Asistente Técnico Veterinario de FARVET

En los últimos años, se está hablando mucho de los AE y que se están recomendando para el uso como aditivo en la producción porcina. Sin embargo, son sustancias complejas de compuestos más o menos volátiles provenientes del metabolismo de las plantas (terpenos y derivados de terpenos) (Baser, 2007), que son líquidos hidrófobos concentrados que contienen compuestos aromáticos volátiles obtenidos de plantas (Màthé, 2009). En términos de actividad y efectos biológicos, cada componente químico individual tiene sus propias propiedades características. En esta revisión vamos a proporcionar una visión global de los diversos estudios realizados en la especie porcina.

Grafico 1 Aceite esenciales, el alma de las plantas, una alternativa como aditivo en la producción porcina

Fuente; cocineanddu, 2017

Modo de acción de los AEs

Los AE tienen la capacidad de hacer más permeables  las membranas lipídicas citoplasmáticas, las membranas de la paredes de las bacterias Gran negativas y en organismos eucariotas,  las mitocondrias (Burt, 2004). Los AE también podrían actuar sobre las proteínas embebidas en la membranas celulares interaccionando con las partes hidrofóbicas de las mismas, lo que podría incluso afectar a enzimas como la ATPasa de membrana.

Figura 1. Efecto de los aceites esenciales sobre la pared celular de las bacterias

Otra acción muy importante indicada por Burt et al, 2007, es su acción sobre las E.  coli al no permitirle que forme su flagelo. Ver figura 2.

Respuesta de rendimiento generada por AEs

Otra consideración importante es la estabilidad de AE durante el procesamiento de la alimentación, presentan mejor estabilidad que los antibióticos de alimentación convencionales, donde una ventajas del 16,9% en el aumento de peso (lechones) se informan en la literatura. Sin embargo (Li et al. 2012), comparó el rendimiento de los lechones alimentados con una dieta de control no suplementada con los de los lechones alimentados con una dieta suplementada con antibióticos o una combinación de timol y cinamodehído (Tabla 1). El aumento de peso, la conversión alimenticia y la consistencia fecal de cerdos alimentados con AE fueron esencialmente iguales a los de los cerdos alimentados con antibióticos.

Con frecuencia, se dice que las hierbas aromáticas  y las AE mejoran el sabor y la palatabilidad de los alimentos, lo que aumenta la ingesta voluntaria de alimentos y mejora el aumento de peso. Sin embargo, en un experimento de alimentación de elección llevado a cabo en cerdos en crecimiento por Schöne et al. 2006, se cuestionó la clasificación de los aceites de hinojo y alcaravea como aditivos de sabor o como «promotores del apetito» en las dietas para cerdos.  Sin embargo, la suplementación de AE en dietas de cerdas, especialmente en dietas de lactancia para lactantes, ha atraído un interés creciente. Miller et al. 2009,  informaron que la suplementación con 2 g / kg de una mezcla de AE, desde 10 días antes de la fecha estimada de parto hasta el destete, mejoró el consumo de alimento de las cerdas en la lactancia temprana, disminuyó la pérdida de peso de la cerda durante la primera semana de lactancia y aumento del peso corporal de los lechones al destete. En un estudio que incluyó 2100 cerdas, Allan y Bilkei, 2005 informaron que las cerdas alimentadas con 1 g / kg de orégano tenían un mayor consumo voluntario de alimento, una tasa de mortalidad anual más baja (4.0 vs. 6.9%) y una tasa de sacrificio de cerdas reducida durante la lactancia (8 vs. 14%), aumento de la tasa de partos (77.0 vs. 69.9%), aumento del número de lechones nacidos vivos por camada (10.49 vs. 9.95) y disminución de la tasa de mortinatos (0.91 vs. 0.81).

Figura 3. Los Aes mejoran el consumo de alimento en cerdas lactantes y hay un incremento en su productividad

Los Aes en la integridad intestinal y protección contra los problemas entéricos

Los AE y las plantas aromáticas son bien conocidos por ejercer actividad antibacteriana, antifúngica y antiviral en experimentos in vitro Windisch, 2008. En general, se acepta que los AE son ligeramente más activos contra bacterias gram-positivas que gram-negativas, Burt 2004. El AE mostró efectos dependientes de la dosis en la integridad celular, medida usando yoduro de propidio, de bacterias Gram-positivas. Sin embargo, la inhibición del crecimiento de bacterias Gram-negativas, en cambio, se produjo principalmente sin pérdida de integridad celular Thapa, 2012. Estudios comparables in vivo también encontraron efectos inhibidores contra patógenos tales como C. perfringens, E. coli o especies de Eimeria (Tabla 2). La carga controlada de patógenos también contribuyó a metabolitos microbianos saludables, a una mejor integridad intestinal y a la protección contra la enfermedad entérica Baker 2012.

Impacto en la absorción de nutrientes y la morfología intestinal por AE

Se ha documentado que las AE mejoran la digestibilidad de los nutrientes en los cerdos Maenner, 2011. La mejora en la absorción de nutrientes se puede explicar en parte por el aumento de las secreciones de saliva, la bilis y la actividad enzimática potenciada Emami 2012. Sin embargo, Muhl y Liebert, 2007 no observaron una mejor digestibilidad de los nutrientes y una mejor actividad pancreática y duodenal de la tripsina y la amilasa en lechones destetados alimentados con dietas que contienen un producto fitogénico con carvacrol, timol y taninos como componentes clave. Los resultados inconsistentes en la digestibilidad aparente pueden ser causados ​​por la pérdida endógena resultante de una secreción estimulada de moco inducido por extractos de plantas Jamroz 2006.

La absorción mejorada de nutrientes puede permitir modificaciones apropiadas en la densidad de nutrientes de la dieta. La suplementación con AE aumentó significativamente el aumento de peso y mejoró la digestibilidad aparente de la materia seca, la proteína bruta y la energía en comparación con los cerdos alimentados con la dieta de control de baja densidad de energía. La suplementación de AE a una dieta de cerdo de baja energía tiene efectos beneficiosos y conduce a un rendimiento similar en comparación con una dieta de densidad de energía estándar (Tabla 3).

La absorción mejorada de nutrientes puede permitir modificaciones apropiadas en la densidad de nutrientes de la dieta. La suplementación con AE aumentó significativamente la ganancia de peso y mejoró la digestibilidad aparente de la materia seca, la proteína bruta y la energía en comparación con los cerdos alimentados con la dieta de control de baja densidad de energía.

La suplementación de AE a una dieta de cerdo de baja energía tiene efectos beneficiosos y conduce a un rendimiento similar en comparación con una dieta de densidad de energía estándar (Tabla 3). La disminución del número de bacterias patógenas en el intestino, puede mejorar la capacidad de las células para regenerar las vellosidades y así mejorar la capacidad de absorción intestinal Mourão 2006. Es razonable esperar tal efecto por los AE debido a sus efectos inhibitorios bien documentados contra los patógenos.

Los AE disminuyen la necesidad del estado inmune.

El sistema inmune del tracto gastrointestinal a menudo se denomina tejido linfoide asociado al intestino (TLAI), que posee la masa más grande de tejido linfoide y desempeña un papel importante en la defensa del antígeno en el cuerpo del cerdo Salminen 1998. En los resultados presentados por Kroismayr et al. 2008, utilizando las técnicas de PCR cuantitativa en tiempo real y morfología del tejido intestinal, AE y avilamicina disminuyeron significativamente la expresión del factor transcripcional NFκB, el marcador apoptótico TNFα y el tamaño de las placas de Peyer en el intestino de lechones destetados, así como marcador de proliferación ciclina D1 en el colon, ganglios linfáticos mesentéricos y bazo. También Manzanilla et al.  observaron un número reducido de linfocitos intraepiteliales en el yeyuno y linfocitos B reducidos en los ganglios linfáticos mesentéricos. Nofrairas et al. 2006. Esto podría servir como evidencia directa de una menor necesidad de actividad de defensa inmune en el intestino debido a la acción antimicrobiana de los AE. El estrés de defensa inmune intestinal aliviado puede contribuir en parte a la asignación de nutrientes hacia el crecimiento en lugar de la defensa inmune.

Deja un comentario